Dudas Tel: xxxxx xxxxxxxxxx | Correo: info@domain.com


Módulo 5. Panorama general de la música

"Primero improviso y si esto no me ayuda, busco consuelo en Mozart; pero cuando estoy improvisando y parece que algo consigo, necesito las claras construcciones de Bach para llegar hasta el final.": Albert Einstein.

5.5. El romanticismo, nacionalismo y post romanticismo.

5.5.2. El romanticismo, nacionalismo y post romanticismo.

Nacionalismo

 

Nacionalismo)

A mediados del siglo XIX se forma un movimiento artístico denominado nacionalismo, en el que los compositores presentan en sus obras las expresiones características de su patria, de su idioma, historia, cultura y costumbres.

Nacionalismo ruso

Representado por cinco destacados compositores:

Mily Balakirev (1837-1910), líder del grupo de los cinco, autor de dos sinfonías y música incidental para “El Rey Lear”.

Alejandro Borodin (1833-1887), quien además de músico fue químico, médico y el sinfonista del grupo. De sus obras sobresale  “En las estepas de Asia central”, “Serenata española para piano a cuatro manos” y la ópera “El Príncipe Igor”, donde aparecen las populares “Danzas Polovetsianas” que orquestó Rimsky-Korsakov.

Cita: “El Príncipe Igor”, Tomado del disco “La Gran Rusia. The great masters of classics Vol. IV”. D.M . Fin del recurso).

César Cui (1835-1918), autor de las óperas “El prisionero del Cáucaso” y “Mateo Falconi”.

Nicolás Rimsky-Korsakov (1844-1908), son populares su poema sinfónico Scherezada”, Cita: ”Fragmento de El joven príncipe y la joven princesa”. “La Gran Rusia”. Tomado del disco “The great masters of classics Vol. IV”. D.M.

El “Capricho español”, tres sinfonías y “El vuelo del abejorro”.

Cita: ”Vuelo del abejorro”. Tomado del disco “Sabre Dance”. Highlights of Classical Music. Laser Light Digital, 1998. Fin del recurso).

Modesto Mussorgsky (1835-1881), precursor del impresionismo y expresionismo musical. Destaca su ópera “Boris Godunov”, la suite “Cuadros de una exposición”, Cita: De la suite “Cuadros de una exposición”, la pieza “Baba-yaga”, inspirada en un cuento popular ruso sobre la Bruja Baba-yaga, que habita en el bosque en su cabaña en forma de patas de gallina y que se come cruda a la gente. Tomado del disco “Mussorgsky. Cuadros de una exposición. Colección Grandes Maestros de la Música Clásica”. 2006. Editorial Aguilar. http://www.stmoroky.com/reviews/gallery/pictures/hartmann.htm

Todos estos compositores rusos, introdujeron elementos de la música popular en las salas de concierto y fueron influenciados por Mikael Glinka (1857-1904), cuyas obras se basan en el folclore y es el creador de la ópera en Rusia. Su principal mérito fue el de integrar el acervo popular y cultural de los campesinos. De sus obras figuran “La vida por el zar” y “Ruslan y Ludmilla”. Cita: “Ruslan y Ludmilla”.Tomado del disco “La Gran Rusia”. The great masters of classics Vol. IV. D.M .
Piotr Ilyich Tchaikovsky (1840-1893)

Su obra representa lo mejor de la tradición romántica alemana sin perder el carácter nacionalista ruso. Compuso bellas piezas como la suite ballet “El lago de los cisnes”, “La bella durmiente del bosque” y “El cascanueces”, así como el “Capricho italiano”, la “Obertura 1812” y sobresale su Sexta sinfonía en si menor “Patética”.

Cita: La suite del ballet “El Cascanueces”es un derroche de inspiración que compuso por encargo del Teatro Marinski de San Petesburgo para ser presentado como ballet. “Suite del Ballet Cascanueces Op. 71. “Danza del Hada Confetto”. Tomado del disco “Piotr Ilyich Chaikovski Vol. 3”. Colección Los Grandes de la Música Clásica. Time Life. Fin del recurso).

Nacionalismo en Francia

Héctor Berlioz (1803-1869). Fue crítico musical y bibliotecario, además de que estudió medicina por imposición de su padre. Conoce y entiende los colores de la música, es decir, el sonido que produce la combinación de instrumentos. Fue el director de orquesta más prestigiado de su época y es el creador de la gran orquestación moderna. De sus principales obras sobresalen: la “Sinfonía Fantástica”, “Sinfonía coral”, la sinfonía “Romeo y Julieta”,  el oratorio “La condenación de Fausto”, entre otras.

Cita: Berlioz pensaba que “la instrumentación, en la música, equivale exactamente a los colores en la pintura”. Escucha de “La Condenación de Fausto” la “Danza de los elfos”. Tomado del disco “Héctor Berlioz. Volumen 2”. Colección Los Grandes de la Música Clásica. Time Life. Fin del recurso).

César Franck (1822-1890). El más notable sinfonista francés. Sus creaciones las realizó cercano a su vejez, por lo que sólo dejó unas cuantas obras. De ellas la más conocida es su sinfonía en re menor, así como su cuarteto en re mayor para cuerdas y su quinteto en fa menor para piano y cuerdas.

Camille Saint-Säenz (1835-1921). Además de músico, pintor y poeta se dedicaba a la astronomía. De sus composiciones se distinguen su poema sinfónico “Danza macabra”, la “Sinfonía en do menor”, conciertos para piano, violín y violonchelo y su muy conocido “El carnaval de los animales”.

Cita: Fragmento de “El carnaval de los animales. Pieza: Pianistas”. Tomado del disco “Camille Saint-Saëns”. Colección Classical Plus. Planeta de Agostini. 1997. Time Life. Fin del recurso).  

Nacionalismo en Polonia:

Frédéric Chopin (1810-1849). Su interlocutor ideal fue el piano, instrumento para el que escribió la mayor parte de su obra. Admirador de Mozart y Bach. De su breve vida, heredó al mundo musical sus 12 polonesas en su faceta de compositor apasionado y enérgico, y en la sentimental, 25 preludios, 19 nocturnos, 56 alegres mazurcas y 15 valses, dos conciertos y dos sonatas, así como sus 24 estudios para piano, que constituyen un parteaguas en la historia de la técnica pianística. De su “Segunda sonata para piano No. 2 en si bemol Op. 35” destaca la “Marcha fúnebre”. Su música es rica en sutiles contrapuntos y plena en armonía cromática.

Cita: Fragmento de “Etudes, Op. 10”. La pieza corresponde al “Estudio No. 12 en do menor, Revolucionario. Allegro con fuoco”. Tomado del disco “Chopin. Estudios y baladas”. Colección Grandes Maestros de la Música Clásica. 2006. Editorial Aguilar. Sus “Etudes” (1829-1837) son considerados como el método de piano por excelencia. Fin del recurso).

Nacionalismo en Checoslovaquia

Antonin Dvorák (1841-1904). Autor de siete sinfonías, de ellas destaca la “Sinfonía del Nuevo Mundo”, en la que describe musicalmente sus impresiones respecto a Norteamérica luego de un viaje que realizó, lo que le valió ser considerado el padre de la música norteamericana. En sus “Danzas eslavas” se destaca su sentido melódico. Destacan también su obertura “Mi hogar” y “Carnaval”, la “Serenata para cuerdas Op. 22”.

Cita: Fragmento de “Danzas eslavas Op. 72 en do mayor. Allegro vivace”. Tomado del disco “Antonin Dvorák. Vol. 3. Colección Los Grandes de la Música Clásica”. Time Life. Fin del recurso).

Dedrich Smetana (1814-1884). Fue nombrado director del Teatro Nacional Checo y en sus obras se observa gran conocimiento del folclore de ese país, que se expresa en los ritmos de la polca nacional. Realizó el ciclo de seis poemas sinfónicos “Mi patria”, que se tocaba como desafío a la ocupación Nazi, así como las óperas “La novia vendida”, “El beso”, “Libusa”, entre otras. Se le considera el padre de la música moderna bohemia.
Otros nacionalistas

En Hungría:

Bela Bartók (1881-1945). Inspirado en las “Rapsodias Húngaras” de Liszt, su aportación a la música  es una de las más importantes en el siglo XX. Junto con Zoltán Kodály investiga el folclore y la música de los campesinos y publicaron una colección de 20 canciones populares. Es autor de la ópera “El castillo de Barbazul”, dos ballets, “El príncipe de madera”, “El mandarín maravilloso”, cita: Béla Bartók: “El mandarín maravilloso Op. 19. Third Decoy Game (sostenuto)”. Tomada del disco “Bartók”. Double Decca. 1996. Fin del recurso). varios conciertos y piezas para cuerdas, percusiones y celesta. Es un compositor que usa material húngaro, rumano y eslovaco. Su estilo incorpora un concepto de tonalidad más libre y flexible.

En Noruega:
Eduard Grieg (1843-1907). Su música se fundamenta en el folclore de su país, y uno de los mejores ejemplos se encuentra en su “Sonata para violín y piano Op. 13”, su “Concierto para piano en la menor Op. 16” que se inspira en las canciones y melodías de las danzas populares y su suite “Peer Gynt”. cita: “Peer Gynt: Suite No. 1 Op. 46. La mañana”. Tomada del disco “Grieg”. Colección Grandes Maestros de la Música Clásica. 2006. Editorial Aguilar. Fin del recurso).

En Finlandia: Jan Sibelius (1865-1957). Su poema musical “Kullervo” resume las leyendas y mitos de su país. De su inspiración se pueden mencionar: “Takastava Op. 14 para orquesta de cuerda”, su “Vals triste, Op. 44” y su poema sinfónico “Finlandia, Op. 26” que escuchamos en el módulo 4.
El rey del vals

Antes de continuar con el post romanticismo, cabe mencionar el trabajo de Johann Strauss II (1825 –1899), a quien se le conoce como “el rey del vals”. Se trata de un compositor de música ligera, particularmente de la danza conocida como vals, así como operetas y piezas de ballet. De sus obras más famosas destacan: “El Danubio azul”, “Cuentos de los bosques de Viena”, “Voces de Primavera”, “Vino, mujeres y canto Op. 333”, la polka “Tritsch-tratsch”, entre otras. Cita: “Vino, mujeres y canto Op. 333”. Tomada del disco “Johann Strauss hijo Vol. 3”. Colección Los Grandes de la Música Clásica. Time Life.